NANA DE LA LUNA


domingo, 15 de mayo de 2011

Los Dragos Gemelos





Están en la isla de la Palma, refiere la historia que en tiempos muy anteriores a la conquista (posiblemente 3000 años antes) una linda isleña  era la mas fiel expresión de la belleza aborigen. Tan cautivadora era su hermosura que no solo engendraba admiración en los guanchitos de la zona sino el recóndito deseo de hacerse merecedores de su amor. Más ella, llamada Urbina, extremó sus preferencias por dos jóvenes hermanos gemelos, Tizara y Urunte, los cuales, embriagados de tan encendida pasión (que ella halagada y orgullosa procuró siempre fomentar), no vieron más solución que dirimir, en singular duelo, cual de los dos sería el poseedor de tan bella joven. La lucha fue muy dura, con ribetes de crueldad, y ambos la sostuvieron con extrema valentía. La sangre les ardía en las venas y la eliminación del rival que osaba poseer al ser amado, era la obsesión que cegaba sus mentes, En el fragor de la pelea, ambos cayeron exánimes y mortalmente heridos pereciendo al mismo tiempo por el amor de Urbina. Ella al enterarse de la triste desgracia, aún lamentando ser la causante cayó en la cuenta de que su orgullo era el causante de tamaña desgracia y juró solemnemente que jamás sería de varón alguno, ofreciéndose para siempre a la memoria de Urunte y Tmizara.  Entonces se trasladó al Valle de Aridane (La Palma) y de allí tomo dos gajos de Drago plantándolos cuidadosamente en el lugar en donde los dos valientes guerreros regaron con su sangre el amor que sentían por ella- Cada gajo representaría para siempre a los enamorados gemelos. Con el tiempo cada drago fue creciendo entrelazándose más y más con su hermano gemelo en un apretado abrazo espiritual. Ya en tiempos cercanos a la conquista, debajo de los dos dragos existió uno de los tagorores del Menceyato de Tedote (actuales municipios de Breña alta y Breña Baja en La Palma)  gobernados por los hermanos Tinisuaga, Agacencie y Betacayte, Menceyes que ofrecieron muy poca resistencia a las huestes invasoras armadas hasta los dientes que se encontraron con un pueblo cuyo máximo lema era el honor y su don mas preciado la nobleza de espíritu.

ESTOS DRAGOS GEMELOS EXHIBEN YA MÁS DE 35 SIGLOS DE VIDA Y SON LOS DECANOS DE LA FLORA Y FAUNA VIVIENTE DE LA ISLA DE LA PALMA. SI ESTOS ÁBOLES GUANCHES HABLASEN, ¡CUÁNTO NOS CONTARÍAN!

LA UBICACIÓN EXACTA DE "LOS DRAGOS GEMELOS": EN LOS LLANITOS, CERCA DE LAS LEDAS, NO LEJOS DE LA CARRETERA GENERAL, Y A UNOS 500 METROS A LA IZQUIERDA SUBIENDO POR LA CARRETERA DE EL REFUGIO (CUMBRE VIEJA, RUTA DE LOS VOLCANES).





 tagorores:  La palabra Tagoror en bereber significa "recinto circular de piedras" o "lugar de reunión". Era el lugar, cercano al poblado guanche, donde se reunían los ancianos y dirigentes de la comunidad para tomar decisiones que afectaban a su pueblo. ...
Menceyato :     Es el reinado que corresponde a un Mencey
Mencey es el nombre dado al monarca o rey de los guanches de Tenerife y sus Islas La Palma, La Gomera, El Hierro, que regía un menceyato (territorio o reino). El equivalente en Gran Canaria y sus Islas( Fuerteventura y  Lanzarote se denomina Guanarteme. 
Tedote: Es el nombre originario de Santa Cruz de La Palma,capital de la Isla.

HISTORIAS PARA CAMBIAR EL MUNDO 2012

Teresa Delgado en " LA VOZ HISPANA DE NEW YORK"

Entrevista realizada por la columnista Zenn Ramos en la Pag.23 de la sección: Oteando sobre Arte,cultura y poesía del periodico "La voz hispana de New York.

Historias para cambiar el mundo

VOLEM VERSOS



Open publication - Free publishing - More versos

"El árbol y los libros" Teresa Delgado (Pags 36-37)

Ilustración: Gozia Mosz il.

Biblioteca Pública Concentaina


Cuentacuentos Barlovento La Palma

La noche de las letras ( Cuento corto: "¿Jugamos?" pag 38-39 )

Quizá solo quizá, ya los sueños sean más importantes que los proyectos, las casas se puedan comenzar a fabricar por los tejados, los búhos no lo sepan todo y decidan empezar a doblegar sus egos y las hormigas puedan jugar con los osos hormigueros.

21 de Junio 2012, contando para cambiar el mundo