NANA DE LA LUNA


lunes, 10 de enero de 2011

MARIA ELENA WALSH, esa MUJER que plantó muchas semillas , esparciendolas por todo el mundo y desde todo el mundo hoy le hablan las flores que le nacieron.

 Me duele no sé muy bien donde, porque me duele por todos los poros del mundo.
Me duele y me alegra que en algún lugar al que indefectiblemente en algún momento habré de ir estará lo que de ella no me he quedado yo aquí ,bien guardadito para seguir esparciendola porque el 10 de Enero de 2011 a los 80 años , UNA MUJER CON MAYÚSCULAS, UN ALMA INMENSA dejó este plano de conciencia , para ella misma ser poema, ser canción, ser miradita de niño, ser ilusión, ser caricia, SER desde y  por todos los mundos.

Teresa Delgado


http://vozymirada.blogspot.com/2011/01/maria-elena-walsh-por-alejandra-moglia.html


PorAlejandra Moglia

“Se me ha roto el vidrio de colores por el que, desde España, yo veía América de niña. Una tarde de la que se ha caído una estrella”. María Rosa Serdio

Escuchando los medios, acabo de enterarme que falleció María Elena Walsh. El sentimiento que surge en este momento es de una gran tristeza pero también el de un profundo agradecimiento a la vida por haber puesto en mi camino y en el de tantos a esta mujer de las letras argentinas que revolucionó la historia de la literatura infantil en nuestro país y, sin exagerar, en el mundo.
Todo lo que pueda decir sobre ella es poco. Por ello reitero lo que escribí en una notacuando cumplió sus ochenta años:
Lo único que quiero hacer es  expresarle mi agradecimiento a ella, y también a mis padres, porque mi infancia ha ido de la mano de su obra.
Con María Elena aprendí que las palabras no son inocentes, que la literatura es libre, que el dialectal argentino –como el de cada pueblo- es precioso y único, es un tesoro maravilloso que hay que rescatar y cuidar porque hace a la identidad de la nación.
Aprendí a ver el mundo al revés de cómo me lo enseñaban en la escuela. Mi infancia tiene su voz, y la misma se imponía a otros sonidos que eran de temer: gritos de dolor se avecinaban desde un futuro muy cercano. Sin embargo, allí estuvo presente la cálida voz de María Elena Walsh, acunando la infancia, los sueños y la libertad.
A través de su obra aprendí a crecer con fantasía, a soñar, a amar la libertad. Aprendí, también, que yo vivía en el país es el País de Nomeacuerdo y que un pueblo sin memoria jamás alcanza la dignidad.
Mi niña interior tiene su presencia marcada a fuego. Los chicos que tuvimos acceso a su obra hemos crecido de una manera diferente. Estoy convencida que la brecha que se abrió entre los que disfrutamos de sus poemas, canciones, su presencia y los que -por una razón o por otra- no tuvieron esa posibilidad,  es difícil de cerrar. María Elena Walsh no sólo ha sido partícipe de una revolución literaria que posicionó en los más alto a la literatura infantil argentina, sino de un pensamiento democrático basado en el compromiso social y en la defensa de la libertad.  Hoy en día, la Argentina se divide entre los que han olvidado todo y los que tenemos memoria. Es muy probable que los primeros hayan crecido sin María Elena, y  los segundos con su maravillosa presencia.
En mi casa, el viejo combinado sonaba todo el día al son de sus canciones y entre versos y notas musicales se fueron grabando –sin darme cuenta- cuestiones claves que me ayudaron a comprender los tiempos que luego se avecinaron cuando fui joven, y también de adulta, tiempos que eran el resultado de nuestra historia como país y de un pueblo sin memoria.
Entre tantos versos destaco los siguientes:
“…Que un ladrón es vigilante y otro es juez y que dos más dos son tres…”. (El Reino del Revés)
“…Un pasito para aquí, no recuerdo si lo di. Un pasito para allá, ¡Hay que miedo que me da!…”. (El País de Nomeacuerdo)
“…Fue a quejarse por el robo, mentiroso, el rey promete que la tiene el gran bonete….”. (El twist del Mono Liso)
“…Un día toditos los chicos se convirtieron en borricos. Y en ese lugar de Humahuaca la única sabia fue la vaca…”. (La vaca estudiosa)
“…Mañana se lo llevan preso a un coronel por pinchar a la mermelada con un alfiler…”. (Canción para tomar el té)
“…Una bala le mató el canto -y era tan linda su canción-, la segunda le mató el vuelo, y la tercera el corazón…”. (La pájara Pinta)
Y entre fantasía, disparates, tarareos, ritmos melódicos,  un vocabulario variado y maravilloso, juego de palabras, música, literatura, una voz cálida e inolvidable, y verdades aprendí con la mejor maestra, con María Elena Walsh.



Safe Creative #1011077789773

HISTORIAS PARA CAMBIAR EL MUNDO 2012

Teresa Delgado en " LA VOZ HISPANA DE NEW YORK"

Entrevista realizada por la columnista Zenn Ramos en la Pag.23 de la sección: Oteando sobre Arte,cultura y poesía del periodico "La voz hispana de New York.

Historias para cambiar el mundo

VOLEM VERSOS



Open publication - Free publishing - More versos

"El árbol y los libros" Teresa Delgado (Pags 36-37)

Ilustración: Gozia Mosz il.

Biblioteca Pública Concentaina


Cuentacuentos Barlovento La Palma

La noche de las letras ( Cuento corto: "¿Jugamos?" pag 38-39 )

Quizá solo quizá, ya los sueños sean más importantes que los proyectos, las casas se puedan comenzar a fabricar por los tejados, los búhos no lo sepan todo y decidan empezar a doblegar sus egos y las hormigas puedan jugar con los osos hormigueros.

21 de Junio 2012, contando para cambiar el mundo